Playas de Mazatlán
México

Mazatlán: bellezas propias y cercanas

Mazatlán es la Perla del Pacífco. Pertenciente al estado de Sinaloa, esta ciudad del noroeste mexicano te seduce desde el primer instante. Quizás por su colorida arquitectura, sus típicos callejones y la variedad de obras antiguas que se mantienen intactas.

Disfrutar de Mazatlán resulta sencillo. Puedes optar por la pesca deportiva y el alquiler de una lancha, o bien recorrer la Plaza Machado y todos los rincones de la ciudad. Además, tienes la opción de moverte un poco más y descubrir las joyas cercanas como Cosalá, Culiacán y El Fuerte.

Cosalá: tierra de magia y misterio

Fantasmas, ritos sagrados y tradición son las características de Cosalá. Sus pobladores afirman que las obras del hombre surgieron y se integraron al medio natural. Y es en este escenario donde se disfruta la fiesta de la Vírgen de Guadalupe.

Cada 11 de diciembre, desde hace más de 300 años, Cosalá se viste de fiesta y prepara las velas en honor a la Vírgen de Guadalupe. Las calles, casas y templos de Cosalá quedan en penumbras conformando una atmósfera tan bella como única. Lleva tu vela y sé uno más de los miles y miles que iluminan las calles al compás de bailes típicos como la danza de bramadores de Jaguar.

Las mejores playas están en Culiacán

El Mar cortés en su máxima expresión. En Culiacán pudes gozar de las islas, bahías, islotes y pequeñas lagunas que se forman. Estas maravillas naturales te permiten hacer surf, paracaidismo, paseos en velero o bucear en tus viajes a Mazatlán para encontrar la fauna marina con el atún como vedette de la zona.

Las playas de Médano Blanco, Vigía, Tambor y Arenitas son las mejores de Culiacán. Contrata el servicio de alquiler de equipamiento, o la guía de expertos locales para no llevarte ningún sobresalto inncesario que arruine tus vacaciones. También puedes realizar cabalgatas por la costa y visitar las aldeas pesqueras cercanas que te enseñarán a freír mojarras o ahumar las lisas.

Descubre el pueblo “El Fuerte”

Apenas llegues sentirás que viajaste en el tiempo. Con una fuerte tradicón indígena, El Fuerte fue creado hace más de 500 años y mantiene su esencia intacta. La entrada al Palacio Municipal te dejará boquiabierto, mientras que desde la plaza principal vas a descubrir a lo lejos el Templo del Sagrado Corazón con las campanas a la distancia. El Cerro de la Máscara es la cereza del postre: a medida que asciendes descubre todas las grabaciones rupestres que transforman al cerro en uno de los paraísos mexicanos.